Archivo por meses: septiembre 2015

La Ley de la Atracción y la Salud

Ley de la actracción¿Qué es la Ley de la Atracción y en que medida afecta esto a nuestra vida?

Ya los grandes filósofos griegos hablaron y escribieron sobre ella, antes de la Era Cristiana ya suscitaba interés. Casi 1000 años a.c. el Rey Salomón dejó escrito en su libro de provervios “Como él piensa dentro de si, así ha de ser”, “Instruye al sabio y se hará más sabio, enseña al justo y aumentará su saber. Si eres sabio tu premio será la sabiduría, si eres insolente sólo tú lo sufrirás” (Proverbios 9:9 NVI). Sócrates, proponía que El hombre debe alcanzar la verdad mediante el autoconocimiento ("conócete a ti mismo" será uno de sus planteamientos favoritos) y desarrollar su intelecto ("sólo sé que no sé nada"). La ignorancia nos llevará a la maldad por lo que a través del conocimiento y la inteligencia alcanzaremos la virtud. Pero esa inteligencia hay que desarrollarla, estimulando la búsqueda del conocimiento y de la razón. En el Nuevo Testamento encontramos referencias que Jesús compartía, a Biblia dice:, “Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (san Mateo 7, 7-12). Jesús dijo a sus discípulos: “En verdad os digo que si tenéis fe y no dudáis, … aun si decís a este monte: <Quítate y échate al mar>, así sucederá.” (MATEO 21:21).

La ley de la atracción es una ley natural que como su nombre indica “Atrae” a nosotros aquello en lo que enfocamos nuestro pensamiento de forma insistente. Nuestro propio mundo exterior sólo refleja aquello que sucede en nuestro mundo interior.

Al decir en lo que enfocamos nuestro pensamiento, efectivamente hago referencia tanto de nuestro enfoque positivo como nuestro enfoque negativo. Es decir, si nuestro pensamiento se concentra en nuestras fortalezas nuestras acciones derivarán en reforzar dicho pensamiento,  y si el enfoque está puesto en nuestras debilidades igualmente las acciones que realizaremos estarán enfocadas en dicho pensamiento. Puesto que aquello en lo que nos enfocamos se expande, en el primer caso veremos como nuestras fortalezas son cada vez mayores y si el foco lo tenemos en nuestras debilidades igualmente veremos cómo estas cada vez mayores.

La Ley de la atracción establece que, todo atrae su igual. El pensamiento crea imágenes en nuestro cerebro.

Hoy haré referencia a los conocimientos y reflexiones que Dr. Camilo Cruz hace sobre la Ley de la atracción, doctorado en ciencias y catedrático universitario enseñando: física cuántica, termodinámica, química y matemáticas. Autor de 30 libros y audiolibros de bestseller internacional. (ver bibliografía).

El Dr. Camilo Cruz explica como todos nosotros atraemos hacia nuestra vida aquello en lo que enfocamos nuestro pensamiento de forma constante. De ésta manera “si nuestros pensamientos dominantes están constantemente enfocados en tener resultados positivos o en nuestras fortalezas o en hábitos de éxito y nuestras acciones refuerzan ésta manera de pensar, entonces eso será lo que manifestemos en nuestra vida y de igual manera, si constantemente estamos enfocados en obtener resultados negativos, pobres expectativas o en nuestras debilidades, eso será lo que atraeremos a nosotros. El pesimista vive en un mundo negativo y deprimente, mientras que el optimista ha elegido vivir en un mundo positivo y lleno de oportunidades, lo verdaderamente curioso es que se trata del mismo mundo”.

Aquello en lo que nos enfocamos tiende a expandirse… Recordemos que nuestro mundo exterior es el reflejo de nuestro mundo interior. Sólo actuamos en función aquello que tenemos en nuestro pensamiento, no es posible actuar sobre una idea que no tenemos, toda acción viene precedida por un pensamiento. Pensemos durante un instante en nuestras conversaciones y reflexiones internas diariamente, ¿dónde ponemos el foco?, en las posibilidades de éxito o en el sin fin de piedras que podremos (o no) encontarnos… ¿Cuál es tu foco?. Si quieres que algo cambie, cambia el pensamiento y en consecuencia cambiarás entonces las acciones.

La ley de atracción afirma que el nivel de salud que experimentamos responde en gran medida a nuestros pensamientos dominantes. Al albergar en nuestra mente pensamientos negativos y destructivos, generamos sentimientos negativos: rencor, estrés, rabia, odio, venganza, preocupación… que suelen manifestarse en males y enfermedades físicas. Cuando nuestro organismo está en modo de ataque (aunque no sea real) frena a nuestro sistema inmune para defenderse del enemigo, un enemigo que es “simbólico”, pero nuestro cerebro esto no puede distinguirlo, entramos en un estado de estrés e impedimos a nuestro sistema inmune trabajar y tener activadas ciertas funciones orgánicas básicas: digestión, sueño… y un largísimo etcétera.  El estado mental de una persona contribuye a generar determinadas enfermedades, pues nuestros pensamientos generan sustancias químicas que enviamos a todo nuestro cuerpo… a cada una de nuestras células, dichas sustancias químicas envían mensajes e información dañina que repercute en nuestra salud y en el funcionamiento saludable de nuestro organismo.

El Dr. Martín Seligman, profesor de la Universidad de Pensilvania, asevera que el sistema inmunológico de la persona pesimista y negativa no responde tan bien como el de la persona optimista y positiva. Los pesimistas, sufren de más infecciones y enfermedades crónicas. En 1937, en la Universidad de Harvard realizaron una investigación con los estudiantes que se graduaban ese año, periódicamente respondían a preguntas acerca de su estado emocional y físico; el estudio demostró que aquellas personas que a los 25 años ya tenían una actitud pesimista, en promedio, sufrieron mayor numero de enfermedades serias entre los 40 y 50 años. En otro estudio se cogió una muestra de 30 personas que sufrían cáncer de colon (un tumor maligno) y se les pidió a los pacientes que realizaran un curso durante 8 semanas para ayudarles a relajarse y a cambiar su actitud mental (la terapia consistía en visualizaciones de células anticancerosas que navegaban por la corriente sanguínea y devoraban a las células cancerigenas) los resultados fueron sorprendentes, los pacientes que realizaron el curso mostraron un incremento en las células “T” (células que normalmente protegen al cuerpo del crecimiento de tumores malignos). Así pues examinemos con que información alimentamos nuestra mente y pasemos a exámen los pensamientos que ocupan nuestra mente, ya que estos en gran medida afectan a nuestra salud física y mental.

Muchas personas cargan a cuestas todas las calamidades posibles, viven estresadas y con una angustia constante, parecen piezas de máquina que se mueven a velocidad forzada y crujen por falta de aceite, expresa el Dr. Cruz.

Recordemos que una buena Salud, no es únicamente el resultado de la ausencia de enfermedad, sino de vivir una vida relajada, en armonía y feliz. Si quieres perfeccionar tu cuerpo, no revises únicamente la alimentación, se cuidadoso con lo que alimentas tu mente, si queremos renovar nuestro cuerpo renovemos primero nuestra mente y actuemos.

Tengamos presente entonces el proceso: 1. Pensamiento Correcto, 2. Visualización y 3. Acción, Acción, Acción!. Como decía Albert Einstein: “Para que cualquier cosa suceda, primero hay que hacer algo”, las acciones personales deben complementar nuestro pensamiento.

Hasta la próxima querido lector, deseo haber contribuido a ampliar tu mirada del mundo y de ti mismo…