Epigenética I

Imagen de www.ecoosfera.com, modificada

Imagen de www.ecoosfera.com, modificada

Antes de hablar sobre la epigenética, es conveniente comenzar por la genética en sí misma y para ello me remitiré a los datos recogidos y publicados sobre el Genoma Humano. El Genoma Humano ha sido uno de los proyectos de investigación biomédica de mayor envergadura en la historia llevado a cabo para el estudio del ADN humano, teniendo comienzo en 1990 y dándose por concluido en el 2003, formado por la participación de: EE.UU, Reino Unido, Japón, Francia, Alemania, china y otros países, que cautivó al mundo. Cuyo objetivo era obtener: La consecución de la secuencia completa del genoma humano, el texto lineal formado por la secuencia de las cuatro bases químicas del ADN que contiene las instrucciones para construir a un ser humano. Es decir, el mapa del código genético humano.

Básicamente se buscaba “El secreto de la Vida”, es decir, si hayamos la secuencia completa del genoma humano, obtendremos la solución perfecta para ser los creadores de aquellos códigos y secuencias defectuosas que están provocando enfermedades, si tenemos el código tenemos la curación a cualquier “mal”!, el fin de grandes enfermedades!. Podríamos tener en un libro lleno de letras de cómo está hecho el ser humano y así  poder leer en él y predecir futuras enfermedades que tendrá el individuo y con ello entrar hasta en un terreno ético-moral de elección y clasificación, “las instrucciones para crear a un Ser humano” decían algunas publicaciones internacionales.

La sorpresa llegó con los resultados obtenidos en dicha investigación, publicación de “El País”, 6 de septiembre del 2012, entre otros muchos: “Sólo el 1,5% parece ser funcional: lo que solemos llamar genes. El 98% restante seria basura genómica”. ¿Basura? ¿Cómo es posible que aquello que no somos capaces de entender lo clasifiquemos con ese adjetivo?. “El País” añade: “Es como si sólo fuera cierto un versículo de la Biblia por página”. El artículo continúa… “El principal resultado de esta especie de Proyecto Genoma II es que se consideraba basura no era tal… Y nada menos que el 95% del genoma está implicado en la regulación de los genes convencionales. De hecho, la mayoría de las variaciones implicadas hasta ahora en alguna enfermedad humana está en estas zonas que se consideraban basura”. Para Joseph Ecker, del Instituto Salk de California, la cuestión tiene un interés incluso filosófico: “Los resultados nos obligan  a repensar la redefinición de gen y de la unidad mínima de la herencia”. “El País” continúa en su narrativa “Ésta es otra percepción central de la genómica actual: que todas las células de un cuerpo tendrán los mismos genes, pero que sus patrones de activación dependen del entorno”.  “Los genes, como predijeron Mendel y la genética clásica, son en efecto tramos de ADN que se disponen uno detrás de otro en rigurosa fila en el cromosoma. Pero las regiones reguladoras de los genes (los tramos de secuencia de ADN que les dicen a otros tramos de secuencia de ADN dónde y cuándo tienen que activarse) no siempre son adyacentes a los genes propiamente dichos, sino que a veces están muy lejos del cromosoma, y a menudo están alojados incluso en otro cromosoma distinto”. Y finalizo el artículo con este apunte: “Tradicionalmente se pensaba que el 98,5% de ADN Basura no servía para nada. La Epigenética estudia sus múltiples funciones”.

Resulta apasionante averiguar como de los 120.000 genes existentes (otras publicaciones dicen acerca de 100.000 genes) sólo estuvieran visibles en el Proyecto de Genoma Humano 25.000 de esos genes (otras publicaciones hablan de 30.000). Bray y Schumuker, 2003: “Las proteínas reguladoras pueden crear más de 2.000 variantes de proteínas a partir de un mismo molde genético”, que maquinaria tan precisa y perfecta!!!.  David Baltimore, Premio Nobel 1975, dijo en 2001: “A menos que el genoma humano contenga un montón de genes invisibles, es evidente que nuestra complejidad no se basa en que tengamos más genes que los gusanos o las plantas”. La influencias medio ambientales ejercen un efecto fundamental en esta activación o desactivación de los genes, “Las emociones, el estrés, la nutrición… pueden modificar los genes sin alterar su configuración básica” (Reik y Alter, 2001; Surani, 2001), “Cuando los genes están cubiertos por las proteínas reguladoras su información no puede ser <leída>” (B.H. Lipton, 2005).

Como dice el Dr. Bruce Lipton (2007) “los genes NO son el destino”, “las influencias medio ambientales (emoción, estrés, nutrición…) modifican la información de nuestro cuerpo y dichas modificaciones pueden trasmitirse a futuras generaciones”.

Continúa en Epigenética II…

 

 

3 pensamientos en “Epigenética I

  1. Alicia Boza

    Vanesa, que interesante y alentador artículo. No, a la predeterminación y al destino obligado. Efectivamente somos nosotros mismos quienes construimos nuestro futuro con el manejo de nuestro Ser y nuestras relaciones y acciones en esta vida.

    Responder
  2. 620 Jones

    I like the helpful information you provide in your articles. I’ll bookmark your blog and check again here frequently. I am quite certain I’ll learn many new stuff right here! Best of luck for the next!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *